El éxito de la iluminación LED

Ventajas de las lámparas LED

  • Son más ecológicas. No contienen sustancias químicas contaminantes, uno de los mayores problemas de las lámparas fluorescentes y de bajo consumo. Además, el 95% de sus componentes es reciclable.
  • Tienen gran eficacia lumínica, con unas 50.000 horas de vida útil.
  • Se obtienen ahorros energéticos de hasta el 90% respecto a la iluminación convencional.
  • Disponibles en gran cantidad de colores y formatos.
  • Permiten un control remoto de la intensidad, color, temperatura de color, horarios de funcionamiento y otras funcionalidades.
  • No emiten calor. Se reducen, por tanto, los riesgos por quemaduras.
  • Su eficiencia es la mayor de todas, transformando en luz el 90% de la energía consumida. La eficacia luminosa se traduce en 60-100 lúmenes/watio.
  • Se reducen drásticamente los costes de mantenimiento.
  • Se encienden instantáneamente al cien por cien de potencia.

Aplicaciones LED en la vivienda

Para la aplicación de las luces LED en la vivienda, es muy útil y atractivo utilizar elementos lineales LED discretos integrados en el mobiliario. Su uso permite generar ambientes acogedores, destacar objetos o crear iluminación decorativa.

La iluminación adecuada para cada estancia dependerá del tipo de actividad que se vaya a realizar y de la luz presente. Para ello es importante tener en cuenta la temperatura de la luz.

No será lo mismo la iluminación requerida, por ejemplo, en la cocina que en el dormitorio. En la cocina necesitamos una luz más blanca que permita identificar mejor los objetos. La iluminación del dormitorio requerirá de una temperatura de la luz más cálida. Los tonos de luz que pueden dar las luces LED según su temperatura de color son:

  • Tono cálido: 2.000 K – 3.800 K
  • Tono blanco neutro: 4.000 K – 4.800 K
  • Tono blanco frío: 5.000 K – 7.500 K
  • Tono frío: 7.500 K – 9.900 K

Para conseguir una luminosidad media, equivalente a lo que daba la bombilla incandescente de 60 W, la lámpara adecuada de LED sería la de 10 W y 800 lúmenes.

Además, las últimas tecnologías permiten incorporar la domótica en tu hogar utilizando sensores de presencia para controlar el encendido/apagado de las luces o mediante sensores de luz natural para desconectar aquellas lámparas que no sean necesarias.

Los comentarios están cerrados.