Motor gasoil Vs. Motor gasolina: ¿por qué consume menos el diesel?

La vida está servida por pequeños-grandes dilemas que hacen que nuestra vida tenga un poco de salsa. Muchas veces son auténticos calentamientos de cabeza, problemas trascendentales que nos traen de cabeza. Pero muchas otras veces, son decisiones que se toman sobre temas relativamente triviales, aunque no por ello dejan de quitarnos el sueño y de afectar al devenir de nuestra estabilidad y nuestro bien estar. Metafísica al margen, un ejemplo de ello puede radicar en la aparentemente elección entre un motor gasoil o un motor gasolina.

Como se lee. Podría parecer frívolo anteponer esta dicotomía sobre un bien material a un problema de un calado más afectivo, pero es que, cuando nos tocan el coche y el bolsillo… ¡amigo!

Por este motivo, desde Gasóleos San Lázaro, dado que servimos de ambos hidrocarburos en nuestras áreas de servicio (Área de Servicio Sra. del Carmen Güevéjar – Granada y Área de Servicio Crta. de La Sierra Granada), nos gustaría arrojar luz sobre las diferencias entre un motor diésel y uno gasolina y por qué uno consume menos que el otro.

Para empezar con la explicación, debemos partir de la base de las similitudes, y es que ambos motores convierten la energía química del combustible en energía mecánica a través de una serie de explosiones. Las diferencias estriban en la forma en que se producen estas explosiones y los elementos que intervienen en ellas.

Básicamente, ambos motores funcionan con combustible, aire y un elemento de ignición que provoca el quemado del hidrocarburo que termina por convertir la energía química en energía mecánica, un proceso que suele constar de cuatro tiempos (los famosos cuatro tiempos un motor: admisión-compresión-combustión-escape), pero, ¿cómo lo hace cada motor?

Simplificando mucho, la diferencia está en la manera en que la combustión de produce. La mezcla de aire e hidrocarburo se ‘quema’ de manera distinta en un gasoil que en un gasolina. Mientras que el motor de gasolina necesita la chispa de una bujía para que se produzca la explosión, el motor diesel no precisa de un ‘detonador’, sino que comprime tanto el aire que alcanza una temperatura tan alta que se incendia por sí solo, sin necesidad de bujías.

De una manara esquemática, los tiempos se producen de esta manera en estos motores:

Gasolina:

1.- Admisión o inyección del combustible: una mezcla de  gasolina y aire entra en el pistón.

2.- Compresión: el pistón sube y compacta el aire dentro del mismo.

3.- Proceso de combustión: la mezcla de gasolina y aire comienza la ignición, provocada por la chispa de las bujías. Se produce el movimiento y el pistón baja.

4.- Escape: el pistón sube y empuja los gases residuales a través de la válvula de escape.

Gasoil:

1.- Admisión o entrada: la válvula de admisión se abre, entra el aire, pero no gasoil y el pistón baja.

2.- Compresión: el pistón sube y el aire se comprime de una manera que alcanza una temperatura por encima de los 540 °C.

3.- Proceso de combustión: el gasoil se inyecta (en el momento oportuno) y la alta temperatura que alcanza el aire comprimido hace que arda: el pistón baja

4.- Escape: el pistón sube y empuja los gases residuales a través de la válvula de escape.

Así, los motores diesel necesitan unas relaciones de compresión para lograr que el combustible llegue a la fase de ignición, mucho más altas que las de los motores gasolina, con valores que se mueven de 14: 1 a 25: 1, para un motor diésel, y de 8: 1 a 12: 1, en un motor de gasolina.

La mayor temperatura en los motores de gasoil es la culpable de que su eficiencia energética sea mayor y de que se precise menos combustible para lograr el movimiento. Aplicar estas compresiones en un motor de gasolina provocaría una temperatura tan alta que acabaría con el motor en llamas.

Una vez aclaradas las diferencias entre ambos casos, Gasóleos San Lázaro te recomienda que, sea cuál sea tu elección, repostes combustible en nuestras áreas de servicio, donde tenemos hidrocarburos de alta calidad y pasamos todos los controles de calidad y calibrado.

Los comentarios están cerrados.